Estamos tan preocupados con lo que ocurre a nuestro alrededor, que nos cuesta mucho hacer una pausa para ver qué pasa en nosotros mismos.

-Anónimo